Cine Teatro Urquiza: “No bajaremos los brazos hasta que se levante el telón”

Cine Teatro Urquiza: “No bajaremos los brazos hasta que se levante el telón”

marzo 22, 2016

Los vecinos de Parque Patricios volvieron a presentar un proyecto en la Legislatura para proteger a uno de los edificios más emblemáticos del barrio, por el que pasaron entre otros, Carlos Gardel, Pichuco y Tita Merello. Hoy se encuentra en estado de abandono, desestimado como Patrimonio Arquitectónico, histórico, cultural y corre peligro de ser demolido para construir oficinas.

 

Dicen los que lo vieron en su época de esplendor, que no había ninguno igual. Una platea majestuosa  de 1000 butacas rodeadas de 3 pasillos de 2 metros;  400 tertulias bien dispuestas y reservadas; 36 palcos en cuatro hileras  completaban el total de 1600 espectadores para un cine teatro que nada tenía que envidiarle a sus pares europeos.

 

Desde su inauguración, en mayo de 1921, el Cine Teatro Urquiza, denominado Salon Ideal, se pensó para aquellas familias numerosas que, hasta ese momento, debían recurrir obligatoriamente a las salas del centro para estar cómodas.
La intención era que hallaran en el nuevo Cine Teatro tarifas económicas,  confort, y espectáculos de primer nivel. Así fue como por este escenario  cantaron, entre otros, Carlos Gardel, Agustín Magaldi y Floreal Ruiz, deslumbraron Tita Merello y Azucena Maizani, Pichuco y su bandoneón, y  hasta se proyectó Ia primer película sonora argentina: “Tango” de Luis Moglia Barth entre otros.
Sin embargo, hoy a casi 100 años de su inauguración,  se encuentra en estado de abandono y es desestimado como Patrimonio Arquitectónico, histórico y cultural. Una joya que, inscripta en el estilo Eduardiano, con detalles en el cielorraso y en los materiales utilizados, que lo hacen único, corre peligro de ser demolido para que ahí, en ese espacio de 1000m2 se construyan… oficinas.

Con ese panorama a la vista, desde hace tres años, un grupo de vecinos del barrio viene luchando por preservar ese símbolo cultural e histórico que los identifica. “Creemos en la necesidad de Ia recuperación de los espacios culturales, no solo por su historia, sino por Ia necesidad de revivir costumbres de esparcimiento sobre todo para Ia juventud que precisa de ámbitos en donde desarrollar su actividad artística” expresan los integrantes de la asamblea en el proyecto de ley.
Parque Patricios supo tener tres cine: el Patricios, en Ia Avenida Rioja,  a unos 20 metros de Rondeau; el Cina Rivas,  hoy transformado en un templo evangelista; y el Urquiza, que gracias al sostenido trabajo de los vecinos, intenta evitar un destino próximo como edificio de oficinas. “Presentamos esta propuesta basándonos en Ia recuperación que esta Legislatura impulsó de otros cines, ya convertidos en centros culturales, como ser el cine Tarico de Paternal, el 25 de Mayo en Villa Urquiza o el Del Plata en Mataderos. El Código de Planeamiento Urbano establece que se encuentran afectados a Ia protección con nivel Estructural “aquellos edificios de carácter singular y tipológico, que por su valor histórico, arquitectónico, urbanístico o simbólico, caracterizan su entorno o califican un espacio urbano o son testimonio de Ia memoria de Ia comunidad” aseguran los vecinos quienes cuentan con antecedentes legales que avalan su pedido, como ser el amparo que lograron en Abril de 2014, que prohíbe la  modificación o demolición del edificio. Sin embargo, varias son las leyes que no se están cumpliendo , como la Ley nacional de teatros, la Ley 3680 de Protecci6n a edificios anteriores a 1941, la Ley 1227 de Proteción patrimonial art. 6 y 7 y la Ley de Comunas 1777, que en su artículo 3° dice “Preservar, recuperar, proteger y difundir el patrimonio y Ia identidad cultural de los distintos barrios”.
Sólo de esta manera, aseguran los vecinos, se podrá proteger a un edificio único que, al estar en una donde se está desarrollando el Distrito Tecnológico, tiene todas las de perder. En el barrio todos saben que el dueño del inmueble, la empresa constructora Campana, planea demoler el edificio y levantar una torre de 9 pisos de oficinas.

Una lucha que es larga y mucha
Esta semana, los vecinos volvieron a presentar en comisión el proyecto debido a que el anterior, acompañado por la ex legisladora Susana Rinaldi, jamás fue tratado.  “Estuvimos más de dos años pidiendo en la comisión de Cultura que pusieran el tema en agenda. Nos enteramos de que la única manera en que lo iban a tratar era a través de la firma de tres diputados. Cuando lo logramos, quedaron en que solicitarían una tasación al Banco Ciudad, volverían a pedir el informe a la CAAP y lo tratarían en la comisión de Planeamiento y nada de eso se cumplió” relata Karina, una de las vecinas. Sin embargo, como dice el refrán, la única pelea que se pierde es la que se abandona y, de abandonar, el barrio no quiere saber nada.