Con la lupa puesta en el Paseo del Bajo

Con la lupa puesta en el Paseo del Bajo

junio 21, 2016

Hace 50 días, el Jefe de Gobierno Horacio Rodriguez Larreta anunció el proyecto vial más ambicioso y caro de su gestión: la construcción de un paseo que conectará, en 6 km de recorrido, las autopistas Buenos Aires-La Plata e Illia y creará nuevos espacios verdes en la zona del bajo. Ahora legisladores de la oposición piden informes para saber si su financiación se hará a través de la venta de tierras y vía aumento de ABL.

 

“Esta es una de las obras viales más importantes que se van a encarar en la Ciudad en muchos años,” señaló Horacio Rodríguez Larreta durante el acto de presentación del proyecto en la Usina del Arte.

 

Ese 6 de abril, acompañado del vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, y el ministro de Desarrollo Urbano y Transporte, Franco Moccia, el Jefe de Gobierno aseguró anunció la creación de una obra vial que, según prometieron, hará que cruzar de Norte a Sur la Ciudad por el bajo no sea un imposible.

 

El proyecto consiste en la creación de una nueva autopista que tendrá un sistema vial de 12 carriles, 4 de ellos para tránsito pesado y 8 para tránsito liviano entre la Autopista Buenos Aires – La Plata y Retiro. Esto permitirá la conexión con la Avenida Gral Paz, vía la Autopista Illia.

 

 

 

“Para el transporte de carga y colectivos”, señaló Rodríguez Larreta, es una obra “bajo tierra, con parte tapada y parte en trinchera, con una salida al puerto para los camiones y otra a Retiro para los colectivos, y otros carrilles a los costados para los autos particulares”.

 

 

El gobierno porteño estima que con esta nueva organización vial se mejorará la circulación de más de 25.000 vehículos y se harán más cortes los tiempos de viaje, entre otros beneficios.

 

Sin embargo, y luego del entusiasmo inicial que generó el anunció. Distintos dirigentes y legisladores porteños pusieron la lupa sobre el financiamiento del proyecto.

 

En ese sentido, el gobierno porteño anunció que el proyecto será llevado a cabo por el Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte porteño, a través de la empresa estatal AUSA junto a la Corporación Puerto Madero, y tendrá un costo cercano a los 650 millones de dólares, que serán financiados por un préstamo internacional del Banco de Desarrollo de América Latina CAF, de 400 millones de dólares, y con fondos propios de la Ciudad y la Corporación Antiguo Puerto Madero por un monto de 250 millones de dólares más impuestos nacionales.

 

A raíz de este planteo, el legislador porteño Gustavo Vera, del monobloque Bien Común, presentó un pedido de informes donde solicita al Ejecutivo porteño que aclare si el endeudamiento con la Corporación Andina de Fomento para financiar la obra Paseo del Bajo será pagado con recursos del gobierno porteño si implicará  un incremento impositivo para los contribuyentes de la ciudad.

 

Por otra parte, y en el mismo sentido, se solicita precisiones respecto a si la obra implicará la venta de tierra en jurisdicción de la Administración General de Puertos S.E. denominada Empalme Norte y en ese sentido, que se detalle la valuación.

 

El pedido también solicita más información sobre el impacto que el proyecto tendrá sobre la Villa 31 y 31bis y si la propuesta del Paseo del Bajo concuerda con las previsiones del Eje Estratégico 6 del Plan Estratégico de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires de 2013, en particular con el lineamiento “Refuncionalizar y ampliar la red de transporte ferroviario, mejorando sus accesos al puerto, aumentando la frecuencia de trenes a fin de disminuir el tránsito pesado”.

 

 

 

El pedido de Vera, por el momento, continúa en comisión. Los legisladores deberán acelerar su tratamiento en caso que quieran conocer más detalles del proyecto. El tiempo, en este caso, es clave: en los próximos días se inicia el proceso de licitación y la obra ya tiene fecha de inicio para finales de 2016.