La Auditoría ya había advertido que la impermeabilización de los techos de la Escuela Monte Castro estaba incompleta y mal realizada

La Auditoría ya había advertido que la impermeabilización de los techos de la Escuela Monte Castro estaba incompleta y mal realizada

octubre 3, 2019

Entre 2016 y 2017, el gobierno de la Ciudad le pagó a la empresa IBASA más de 12 millones de pesos para que lleve adelante trabajos de impermeabilización en 26 escuelas primarias de las Comunas 8, 9, 10, 11 y 12. Sin embargo, un informe presentado en julio de este año por la Auditoría General de la Ciudad denunció que el problema nunca se arregló correctamente. “Hay filtraciones en sectores intervenidos”, y un sector del techo –por donde se inundó este lunes la escuela– nunca fue reparado, asegura el organismo de control.

 

Este lunes de tormenta, la escuela primaria N° 3 DE 18 amaneció con la dirección de Adultos y el aula de 1º grado inundados, lo que impidió el normal dictado de clases. El problema no es nuevo, pero esta vez fue aún peor: la filtración que se produjo en los techos fue realmente desmesurada y el agua no sólo impidió el dictado normal de clases sino que arruinó computadoras, escáner e impresora y generó preocupación en la comunidad educativa debido al riesgo eléctrico, tanto para los alumnos, como para los docentes y auxiliares.

 

Sin embargo, en la fachada del establecimiento escolar reluce un cartel de obra del gobierno de la Ciudad donde se asegura que se realizó la Impermeabilización de Azoteas, obra que aparece finalizada a mediados de 2017. ¿Chiste? ¿Provocación?
Un informe de la Auditoría de la Ciudad realizado durante 2017 y presentado en julio de este año aporta claridad y asegura que los trabajos fueron insuficientes y, los que se hicieron, estuvieron plagados de deficiencias.

 

 

Video

 

 

El informe, titulado Infraestructura Nivel primario, fue realizado por la Auditoría durante 2017 y analiza entre otros el expediente Nº: 11.592.552/16. Por el mismo, se contrató a la empresa Infraestructura Básica Aplicada SA (I.B.A.S.A) cuyo objeto fue el de resolver los problemas de impermeabilización en 26 establecimientos escolares de las comunas 8, 9, 10,11 y 12 – entre las que se encontraba la Escuela Nº 3 D.E. Nº 18 “Monte Castro”- utilizando en cada uno la solución que mejor respondiese a sus particularidades edilicias. El proyecto consideró también las tareas complementarias y necesarias para una correcta ejecución.

 

 

En la Escuela Nº 3 “Monte Castro” D.E. Nº 18, situada en Avda. Álvarez Jonte 4651, Comuna 10 se previó el recambio de Membrana Asfáltica sobre la cubierta de la portería y encima de una circulación de Planta Baja, Chapas y Canaletas en varios sectores y Placas de Policarbonato en la lucarna que cubre el gimnasio.

 

 

 

 

En el detallado informe presentado por la Auditoría surgen distintas observaciones que incluyen falta de relevamiento previo de los sectores a intervenir, trabajos mal realizados, falta de control interno y plazos incumplidos.

 

Compartimos los principales puntos señalados:

¿NEGOCIADOS? “Se verificó una falta de relevamiento previo al planificar la obra y seleccionar los 26 edificios que se intervendrían”, dice el informe, “debido a que 8 de los 26 edificios incluidos, ya habían sido intervenidos”. Es decir, en al menos 8 escuelas se pagó dos veces por el mismo arreglo. 

 

A su vez, los trabajos proyectados para los 26 edificios (agrupados en la contratación) se unificaron en un solo Certificado de Obra, sin identificar las tareas ni las cantidades pertenecientes a cada uno, situación que dificultó su control, aseguran desde la Auditoría.

 

Para peor, a la empresa Infraestructura Básica Aplicada SA (I.B.A.S.A) se le adjudicó el trabajo por contratación directa, sin ningún justificativo comprobable.  Es decir, lo que comenzó siendo una licitación pública terminó en una contratación a dedo.

 

IMPERICIA. Faltó relevamiento previo de los sectores a intervenir dentro de los inmuebles seleccionados. En la Escuela Monte Castro, “el proyecto consideró en forma parcial la impermeabilización del techo parabólico que cubre el patio central, permaneciendo un sector del mismo (cerca del acceso) con filtraciones sin reparar”. Este sector que no fue reparado es por donde se inundó la escuela este lunes tras la tormenta.

 

TRABAJOS DEFICIENTES. A los meses de haber finalizado el trabajo en la escuela Monte Castro, la Auditoría constató: “Hay filtraciones en sectores intervenidos, como en la sala de música, en la que se cambió la cubierta de chapa. Además, es deficiente el recubrimiento con membrana asfáltica de una babeta (que separa la diferencia de alturas entre los 2 techos de la portería). Fue ejecutada de forma parcial, sin cubrir la totalidad de la pared separadora entre ambas cubiertas. Dos de las nuevas canaletas pluviales ejecutadas, resultan de dimensiones insuficientes y desbordan generando filtraciones en la pared medianera”.

 

UNA OBRA LARGA Y MAL REALIZADA. Los trabajos tenían un plazo de ejecución de 120 días, comenzando en diciembre de 2016, pero su realización demandó 247 días, es decir, más del doble de lo pautado inicialmente.

 

 

CONCLUSION. Los puntos señalados en el informe no sólo echan luz sobre la continuidad de las inundaciones en la escuela, sino que sirven de herramienta para exigir, de una vez por todas, que el gobierno de la Ciudad realice las inversiones necesarias y que, este vez, sean ejecutadas con responsabilidad y control. La vida de chicos y docentes depende de esto.