Monte Castro: Gran partido de fútbol femenino por el derecho a la salud | “Y dale alegría a mi corazón”

Monte Castro: Gran partido de fútbol femenino por el derecho a la salud | “Y dale alegría a mi corazón”

febrero 10, 2020

El jueves 13 de febrero, en el marco de la semana de las cardiopatías congénitas, el colectivo por la Ley de Trombofilia y la ONG Cardiocongénitas Argentina jugaran un partido de fútbol femenino en el Club Defensores de Cervantes con el objetivo de visibilizar los dos proyectos de ley que buscan que apruebe el Congreso este año.

 

 

Lucía Wajsman y Ianina Castro son dos vecinas de Monte Castro que forman parte de colectivos de mujeres que vienen peleando por el derecho a la Salud. Ianina, por la Ley de Trombofilia; Lucia, por la ley de Cardiopatías Congénitas. Ambas son grandes luchadoras que, en el contexto de la semana de las cardiopatías congénitas, serán protagonistas de un partido de fútbol femenino que busca darle impulso al tratamiento de ambas leyes.

 

Por supuesto estarán acompañadas por más jugadores y sobre todo por algunas muy especiales, como es el caso de Macarena Sánchez, jugadora profesional de San Lorenzo.

“¿Porque es partido de fútbol y no de ajedrez? Tiene que ver con poner el cuerpo”, se autorresponde Lucía. “Los y las pacientes que ponen el cuerpo, que incluye veces la dimensión social y emocional. Y tiene que ver con una reivindicación -explica-: porque tanto el fútbol femenino como estas leyes no dejan de ser luchas populares, matriactivistas, muy autogestivas. Y no es fácil. Es muy difícil hacerlo,cuando hablamos de que es un movimiento federal”.

 

 

Para Ianina la elección del partido de fútbol también es otra forma de difundir temas fundamentales de los que no se suele hablar. “La salud de por sí no atrae- explica-. Le prestás atención cuando te pasa a vos o te toca de cerca. Entonces es muy difícil para ambos colectivos visibilizar, por eso buscamos actividades que convoquen con el sentido que se sumen a militar las leyes”.

 

Las leyes en cuestión, en definitiva, apuntan a garantizar la igualdad.

 

 

Imagen. Ianina Castro y Lucía Wajsman, referentes de la lucha por la Ley de Trombofilia y por la de Cardiopatías Congenitas

 

 

La cardiopatía congénita es la malformación más común que puede tener un bebé al nacer: en Argentina cada año nacen más de 7.000 niños y niñas con esta patología y el 50% requiere de una cirugía antes del año de vida. Sin embargo, el 30% fallece antes del primer mes sin ser diagnosticado, lo que representa casi el 40% de todas las muertes causadas por anomalías congénitas.

 

El 95% de los casos puede solucionarse con diagnóstico y tratamiento oportuno. Por ello, desde Cardiocongénitas Argentina impulsan una Ley que garantice el diagnóstico precoz -a través de un ecocardio fetal, que puede hacerla el obstetra cuando hace la ecografía de las 20 semanas del embarazo. (Ver Semana de las Cardiopatías en la Comuna 10)

 

 

“En el caso de que haya diagnóstico de una cardiopatía congénita ese bebe va a nacer en un centro acorde. En el caso de que no haya diagnóstico, hay otra instancia, que es tardía, pero cuanto antes mejor, que es una exiometría de pulso, la medición de la presión y lo que pedimos es una ecografía hasta los seis meses de edad. Esto se incluiría en el Plan Médico Obligatorio o en el Plan Materno Infantil con lo cual nos cubre a todos, tengamos obra social o no”, explica Lucía.

 

 

En el caso de la ley de Trombofilia, explica Ianina:

“La trombofilia es un trastorno en la coagulación sanguínea, puede ser hereditario o adquirido. ¿Cómo llegas al diagnóstico, que es a través de un análisis de sangre? Por un protocolo médico que dice que tenés que perder tres embarazos. O sea que a mujeres que tenemos trombofilia, acceder a la información nos cuesta tres embarazos. Tres hijos deseados. ¿Qué busca la ley? Igualdad. Cuanto más te alejas de la General Paz hay mujeres que perdieron seis o siete embarazos para acceder a la información sobre trombofilia. Después, cuando ya tenés diagnóstico, hay un tratamiento, en general te inyectas la panza con heparina durante el embarazo para estar anticoagulada y los embarazos llegan a término. El tratamiento es caro, hoy cuesta alrededor de 25 mil pesos por mes y es caro el acceso al diagnóstico. En mi caso tuve una muerte intrauterina, que a los seis meses de gestación se detuvo el corazón de mi bebé. Con la ley igualaría la condición de todas las mujeres, sin llegar a la perdida de embarazos, porque hay antecedentes que permiten catalogar si una mujer es candidata a hacerse el análisis o no y a partir de ahí, los médicos deciden qué camino seguir”.

 

Pese a su verdadera necesidad y urgencia, ambas leyes fueron rechazadas. “En nuestro caso –explica Ianina-, la ley de Trombofilia fue votada por unanimidad en Diputados y en Senadores pero Mauricio Macri la vetó porque, según él, era un gasto innecesario”.

 

El caso de Cardiopatías Congénitas es parecido: pese al consenso obtenido de representantes de ambas cámaras, “no hubo voluntad política de tratar la ley”.

 

“Ahora cambio el panorama”, celebra Ianina y explica que el 3 de enero pudieron reunirse con el subsecretario de Estrategias para la Salud Dr Alejandro Costa. La reunión fue gestionada por Fernando Moya, juntista de la Comuna 10 por el Frente de Todos y vecino de ambas, con quienes se conoció en 2019. “Uno concibe la política como la capacidad de transformar la vida de las personas y en mi caso, sin que sea parte de mis funciones específicas, pedí una reunión con el ministerio de Salud”, comenta Moya. “No es casualidad que una de las primeras decisiones del nuevo gobierno haya sido volver darle categoría de Ministerio. Estamos hablando de que la política pública vuelve a estar en manos del gobierno, porque si no la salud pasa a ser una mercancía a la que solo puede acceder el que puede pagarlo”.

 

 

La era está pariendo un corazón

“Esta es una etapa histórica importantísima para las mujeres”, analiza Ianina. “ Y las que salimos a pelear por los derechos de nuestros hijos y por los de los demás ocupamos un rol super importante. También están las mujeres que militan el autocultivo de cannabis y muchas más. Todas compartimos un hilo conductor que es que el dolor, sea cual fuera, no espera.

 

Con esta urgencia y con esta energía, estas dos luchadoras de Monte Castro saldrán a la cancha este miércoles porque, como dice Lucía, “nuestro corazón está en juego”

 

——————————————————————————————————————–

El partido de fútbol es en el Club Defensores de Cervantes (Cervantes 1736) a las 20hs.