Proponen instalar pianos en plazas públicas

Proponen instalar pianos en plazas públicas

junio 18, 2015

 

El piano es el instrumento pedagógico por excelencia y es uno de los más utilizados en la música occidental en general, su presencia marca desde la música clásica, hasta el folklore y el rock. Con el fin de acercar el instrumento a la gente y de difundir la práctica de la música, la coalición cívica presentó un proyecto de ley que pretende la instalación de pianos en plazas y parques de  la Ciudad  Autónoma de Buenos Aires.

El proyecto tiene como antecedente inmediato al expediente 2899-D-2013, expuesto también por el legislador porteño Maximiliano Ferraro, el cual recibió el acompañamiento de los/as diputados/as Francisco Nenna, Gabriela Seijo, Virginia González Gass y Victoria Morales Gorleri. Sin embargo, la idea se originó en Londres y actualmente ha recorrido más de 38 ciudades del mundo como Paris, Barcelona, Nueva York, Boston, Toronto, Sydney, Sao Paulo, Santiago de Chile y Ciudad de México, entre muchas otras.

 

La iniciativa Play me I´m yours es una propuesta del artista británico Luke Jerram que consiste en la instalación de pianos -intervenidos previamente por artistas locales en la mayoría de los casos- en parques, plazas, estaciones de tren, paradas de colectivos y mercados de diferentes ciudades para que cualquier persona pueda interactuar con ellos y transformar el espacio público. Quién los toque y por cuánto tiempo duren en el espacio público depende de cada comunidad.

 

El objetivo central de este proyecto de intervención urbana es el de crear un espacio de interacción e intercambio con uno de los instrumentos de mayor universalidad y simbolismo de la música, con el fin de que la gente se apropie, se comprometa y active su propio medio ambiente urbano.

De similares características, Sing for HopePianos es una propuesta que se viene realizando desde 2010 en Nueva York, y consistente en la intervención de pianos donados, ubicados en diferentes puntos de la ciudad para que la gente se apropie de ellos y luego donados a escuelas y hospitales. El espíritu de este proyecto está enraizado en la creencia de que “el arte tiene un poder único para inspirar, unir y transformar individuos y comunidades”.

“Efectivamente la cultura y el arte como expresiones de las emociones y miradas más profundas de las sociedades y los seres humanos son herramientas de consolidación de la identidad y de transformación social”, expresa Ferraro. El marco normativo vigente en la  Ciudad Autónoma de Buenos Aires reconoce este hecho.

La ley 2.176 garantiza y promueve el derecho a la cultura previsto en el artículo 32 de la Constitución de la CABA al establecer en su artículo 5º que “la cultura se asume como prioridad estratégica y como política de Estado”, y que como tal, no sólo debe asegurar la “igualdad en el acceso por parte de los ciudadanos a los diversos bienes y valores culturales” sino que también debe promover la “libertad de expresión, preservación y desarrollo de la cultura”.

 

Según el funcionario, al ser ubicadoen el espacio público el piano “no sólo pierde la solemnidad asociada comúnmente a este instrumento, sino también que al hacerse más cercano a la gente que puede interactuar con él libre y espontáneamente se convierte en un elemento que promueve el desarrollo cultural y humano de la sociedad.”

 

En este contexto, el proyecto se propone la instalación de pianos en parques y plazas públicas que cuenten con una superficie mayor a los 20.000 metros cuadrados y que no estén afectadas a distritos APH (áreas de protección histórica.) para que puedan ser tocados por cualquier persona.