Traspaso de la Federal: “Cuando se tiene voluntad política las cosas se hacen realidad y en un cortísimo plazo”

Traspaso de la Federal: “Cuando se tiene voluntad política las cosas se hacen realidad y en un cortísimo plazo”

enero 5, 2016

La legisladora del PRO Lía Rueda celebró el traspaso de la Policía federal a la órbita de la Ciudad y aseguró que, si no se pudo efectuar antes, fue por el capricho de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Finalmente, y luego de muchos años de reclamo por parte de políticos y vecinos, la Policía Federal que actúe en la Ciudad estará bajo control del jefe de Gobierno porteño.
Así lo definieron en el día de ayer el presidente Mauricio Macri y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quienes firmaron en el Salón Blanco de la Casa Rosada, el convenio por el cual el Estado nacional transfiere a la ciudad de Buenos Aires parte de la estructura de la Policía Federal Argentina.

 
Según las estimaciones del jefe de Gobierno porteño la transferencia alcanza a un número aproximado de entre 17.000 y 19.000 efectivos que serán traspasados progresivamente. “Vamos a iniciar un proceso de convergencia y hacia el final del camino habrá una sola policía”, aseguró Rodríguez Larreta.

 

 

“Promesa cumplida”
La noticia, por supuesto, tuvo amplia repercusión en la Legislatura porteña, ámbito que deberá discutir y aprobar no sólo el convenio firmado por el presidente y el jefe de gobierno, sino también una nueva ley de seguridad.

 
Al respecto, Lía Rueda, presidenta de la comisión de Cultura hasta 2015 y una de las más experimentadas legisladoras del PRO, dio por sentado que la ley se comenzará a tratar en breve en el recinto (se rumorea que se convocará a sesiones extraordinarias este mes) y aseguró que se hizo realidad una promesa de campaña de Mauricio Macri: “Esta era su íntima convicción, que pregonó durante sus ocho años como Jefe de Gobierno de la Ciudad, cuando dicho traspaso le fue negado sistemáticamente”.
Para Rueda, el traspaso debería haberse efectivizado desde la misma sanción de la denominada “Ley Cafiero”, con la asignación de plena autonomía a la Ciudad de Buenos Aires, y según la reforma constitucional del año 1994, pero fue trabada por el ejecutivo nacional y, en la última década, negado “caprichosamente” por los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.

 
“Quienes decían que el pedido de la Ciudad –que solo ejercía sus derechos de plena autonomía reconocidos así por la Constitución Nacional y local- era un disparate irrealizable, fueron refutados en el día de hoy, pues se demostró que cuando se tiene voluntad política y convicción, como respeto a las normas e instituciones, las cosas se hacen realidad y en un cortísimo plazo”, aseguró la legisladora. “Es por esto que insisto que el traspaso no se realizaba por capricho político y mera negativa partidaria; ya que en tan solo veinte días desde la asunción de Mauricio Macri a cargo del Poder Ejecutivo Nacional, hoy la Policía Federal está en manos, y es responsabilidad del Gobierno de la Ciudad”.

 

Según el acta firmada, la etapa de transición del traspaso tendrá un año de extensión, pero podrá ser prorrogada si las partes lo consideraren necesario. Otro punto del acuerdo establece la transferencia y cesión en propiedad al ámbito de la Ciudad de “todos los bienes inmuebles que se encuentran afectados de manera exclusiva a la función de seguridad local”. Además, se señala que los agentes transferidos “conservan el nivel escalafonario, remuneración, antigüedad, derechos previsionales y de cobertura social”.