Vecinos de la Comuna 10 se organizan para ayudar a las personas en situación de calle

Vecinos de la Comuna 10 se organizan para ayudar a las personas en situación de calle

marzo 8, 2018

Se trata del grupo Acción Personas en Situación de Calle, quienes realizan dos recorridas semanales por los barrios de la Comuna ofreciendo comida y compañía. “Nuestro primer objetivo es que estas personas dejen ser invisibles en el territorio”, aseguran. Este sábado realizan una charla abierta destinada a todos los vecinos que quieran sumarse al proyecto.

 

El refrán asegura que “del dicho al hecho hay un largo trecho”, pero por suerte, hay gente que se ocupa permanentemente de desmentirlo. Tal es el caso de los vecinos de Floresta y Villa Luro que, preocupados por el crecimiento de gente que comenzó a vivir en las calles de la Comuna 10 en los últimos meses, decidieron dejar de mirar para otro lado –literalmente- y aportar para cambiar esa realidad.

 

“Somos un grupo de personas que en abril de 2017 participamos del Censo Popular de Personas en Situación de Calle. Nuestra intervención fue en la Comuna 10, donde vivimos, y desde ese momento decidimos que como vecinos y ciudadanos podíamos continuar el vínculo con las personas detectadas, que lamentablemente cada día son más”, se presentan en su página web.

 

El hecho que sean de la Comuna 10 fue determinante para comenzar a poner manos a la obra. Como explica Cecilia Luzia, una de las impulsoras de la iniciativa, “la Ciudad de Buenos Aires tiene un programa que se encarga de dar asistencia a las personas en situación de calle que se llama BAP – Buenos Aires Presente-, pero ellos andan por los circuitos de Once, Retiro, Constitución, y a estos barrios más alejados y donde la gente está más espaciada, es más difícil que lleguen”.

 

Por eso, luego del relevamiento, comenzaron a organizarse “intuitivamente”, como dicen ellos. “Cada uno colabora con lo que puede. Hay gente que cocina, gente que sale en las recorridas y gente que busca donaciones”.

 

“A mí me da la cara para eso”, dice Claudia Zavala, cuyo ímpetu le permitió conseguir aportes que van desde vecinos como Henry, el carnicero del barrio, hasta la panadería Costumbres Argentinas o Signo de Oro, que donó tapas de empanadas. “Sabemos que hay gente que quiere ayudar y que no sabe cómo y quizá poniendo un granito de arena nos da una mano”, reflexiona.

 

Los martes y los viernes son los días elegidos para realizar las recorridas donde se acercan ofreciendo compañía y un rico plato de comida a más de 15 personas. Cada salida permite canalizar la solidaridad que brota constantemente en el grupo. “Un plato de comida caliente, una frazada o ropa de abrigo son herramientas que nos permiten acercarnos a estas personas, pero son también una forma de decirles que sabemos que existen y que acá estamos nosotros, los mismos vecinos, para darles una mano”, aseguran.

 

“Hoy les preparé albóndigas con fideos con tuco y les hice un postrecito de chocolate con vainillas y café, mas el agua y el juguito. Son mimos que cuando podemos se los damos”, cuenta Claudia y es imposible no notar el amor y el compromiso que hay en sus palabras y en sus acciones.

 

“Les faltan muchas cosas y en general lo que más necesitan es charlar con alguien. Tenemos uno que de hecho ni siquiera quiere la comida porque por suerte lo asisten varios vecinos a su alrededor porque es muy querido, y cuando vamos sólo nos quedamos charlando. A veces ves situaciones que no quisieras y otras pasás un momento divertido, porque salen con frases o con cosas donde sos vos quien se va más optimista. Viniste quejándote de que hace calor o que no pudiste comprar tal cosa y tenemos a Carlos, que es un viejo divino que siempre te saluda con una sonrisa, y te dice: estoy contento, estoy feliz, porque estoy vivo. Y vos no podés irte con mala cara de ahí. Son cosas que te llenan”, describe Claudia.

 

Lo importante, remarcan ambas, es nunca perder de vista que son personas y tratarlos como tales. Parecen ideas básicas y hasta banales, pero son muy potentes en épocas de individualismo galopante. “Nuestro principal objetivo es que estas personas dejen ser invisibles en el territorio, y recuperen el lugar de sujetos de derecho, que hoy se encuentra vulnerado”, destacan.

 

NNI: ¿Qué historia hay detrás de esas personas? Para desarmar ese imaginario que cada uno de nosotros va construyendo y que hace que cuando las veamos muchas veces crucemos la calle o miremos para otro lado…

 

Cecilia: nosotros participamos de algunas capacitaciones y nos cuentan que lo que genera que esta gente esté en la calle es que se les rompe el entramado familiar y de amigos. Se pelean con la familia, o tiene una situación que es traumática y no la pueden resolver y prefieren aislarse. También hay mucha gente que la familia no sabe que está en la calle. Algunos están más abiertos como para contártelos y otros no te lo cuentan y uno tiene que ir llegándoles hasta donde uno puede y hasta donde ellos te dejan. Ahí hay un quiebre. También depende mucho hace cuanto que están en la calle. Si está hace 20 años es muy difícil que se pueda y quiera reinsertarse. Si esta hace poco es más sencillo.

 

Nosotros tuvimos un caso de un hombre que trabajaba como mozo y vivía con el hijo, pero cuando el hijo se casó no pudo vivir más con él y fue a parar a la calle. Por suerte nosotros lo ayudamos con los trámites, sacó el subsidio habitacional y consiguió tener más horas de trabajo y ahora vive en una pensión.

 

Este recorrido del grupo, que lleva meses trabajando en la Comuna, los hizo aprender a asesorarlos sobre obstáculos que se les presentan cotidianamente, que van desde sacar adelante un trámite de documento de identidad, a reunir papeles necesarios para un subsidio habitacional, a la búsqueda laboral y/o difusión de sus “changas”. Por eso, dicen, se proponen ser cada día más, crecer y mejorar el nivel de participación para con estas personas.

Lo fundamental para arrancar en ese camino es tratarlos de igual a igual. “Ahora para mi dejaron de ser “el que esta debajo de la autopista” o “el que vive dentro de un auto”, cuenta Claudia; ahora es Quique, el que pinta un enano de jardín para una vecina, o Carlos que te dice que es feliz porque está vivo”.

 

—————————————

El sábado 10 de marzo a las 17hs en el Centro Cultural “La Turba” (Varela 503), Acción personas en situación de calle realizará una charla para contar las actividades que vienen realizando a todos aquellos que quieran sumarse a la iniciativa. Quienes estén interesados en concurrir deben poner “asistiré” al evento de facebook que armaron y confirmar por privado.