Exigen que los lugares de expendio de comida ofrezcan un menú vegetariano y vegano

Exigen que los lugares de expendio de comida ofrezcan un menú vegetariano y vegano

diciembre 21, 2015

Promueven las opciones vegetarianas y veganas en los comercios de comida de la Ciudad de Buenos Aires. De este modo, se aspira a ofrecer una alternativa para quienes, por cuestiones de salud o ideológicas, deciden no comer productos derivados de animales.

 

 

Según las mediciones de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (Ciccra), el consumo de carne vacuna por habitante durante el primer semestre de 2015 llegó a 60,7 kilos por habitante. Estos números colocan a la Argentina entre los países con mayor consumo de carne.

 

A pesar de esta tendencia que se acentúa año a año, también existe un número creciente de personas que han cambiado sus hábitos para promover un estilo de vida vegetariana o vegana. Sin embargo, estas personas manifiestan tener serias dificultades a la hora de salir a comer o comprar en algún comercio el tipo de comida que necesitan. Esto motivó, en el Congreso Nacional la presentación de proyectos que buscan incidir sobre la oferta alimenticia para este sector de la población.

 

Sin embargo, a nivel de la Legislatura porteña, durante el año 2015, únicamente la integrante del bloque Frente para la Victoria, María Rachid, redactó un proyecto de ley para establecer la ampliar la oferta de alimentos. La iniciativa que lleva el nombre de “Menú vegetariano obligatorio”, recibió el número de expediente 2546-D-2015,y busca “proteger a aquellas personas que, ya sea por ideología o por cuestiones de salud, deciden dejar de comer carne y/o productos derivados de animales”, según indica el documento.

 

El texto del proyecto recibió la colaboración de Julieta Calderón, que al igual que Rachid, integra la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT) y de parte de la Mesa Nacional por la Igualdad, espacio autodefinido como “de articulación política integrado por organizaciones que luchan por la igualdad y contra la discriminación de diferentes grupos o sectores sociales excluidos y vulnerados en sus derechos” y conformado en el año 2010.

 

Existen fundamentos médicos pero también políticos e ideológicos que sostienen estas prácticas alimenticias. Muchos profesionales de la salud, afirman que el consumo de carne puede causar enfermedades cardiovasculares. Este es el caso de la Escuela de Salud Pública de Harvard (Estados Unidos) que recopiló los datos de dos estudios epidemiológicos de larga duración. Uno de ellos incluía a 37.689 varones de más de 22 años de edad y el segundo a 83.644 mujeres durante más de 28 años. En ambos estudios se preguntaba por la dieta con cuestionarios que se repetían cada cuatro años. Cualquiera sea el motivo de la elección, corresponde que toda persona tenga derecho al acceso a lugares en donde se comercialicen alimentos y no sufran exclusiones o restricciones arbitrarias.

 

Concretamente, el proyecto establece que los comercios donde se sirven o expenden comidas, deben ofrecer en sus cartas de menú, como mínimo la opción de un plato apto para personas vegetarianas y veganas, en todas las instancias de servicio -desayuno, almuerzo, merienda y cena. Estos deben ser elaborados manipulando exclusivamente utensilios que no tengan contacto con ningún tipo de carne.

 

La comida vegetariana será entendida como aquellos alimentos que no contienen ningún tipo de carne roja, rosa y/o blanca; mientras que la comida veganacomprende a los alimentos que no contienen ningún tipo de carne y/o ingredientes derivados de animales.

 

A fin de complementar y respaldar esta política, la iniciativa también pretende modificar la Ley 451, del Régimen de Faltas de la Ciudad de Buenos Aires, en su capítulo sobre “Derechos del Consumidor”. Concretamente se exige que el titular o responsable de un establecimiento que incumpla la obligación de poner a disposición de los clientes un plato apto para personas vegetarianas y veganas, manipulado exclusivamente con utensilios que no tengan contacto con ningún tipo de carne será sancionado con una multa de 70 a 300 unidades fijas.

 
Finalmente, en caso de sancionarse el proyecto se prevé la realización de campañas masivas sobre dicha regulación para que los ciudadanos cuenten con la información necesaria para hacer cumplir sus derechos.