Este viernes, los vecinos de Villa Luro podrán discutir el Nuevo Código Urbanístico

Este viernes, los vecinos de Villa Luro podrán discutir el Nuevo Código Urbanístico

abril 26, 2017

Las nuevas normativas reemplazarán al actual Código de Planeamiento. Como principales novedades aparece la posibilidad de zonas mixtas residenciales e industriales y una homogeneización de las alturas de las torres. ONGs denunciaron que el Nuevo Código favorece a especuladores inmobiliarios y demandaron que se habilite la participación vecinal. Ahora, cada barrio tendrá la posibilidad de opinar y proponer modificaciones. Para participar hay que inscribirse previamente a través de internet.

 

El Nuevo Código Urbanístico de la Ciudad de Buenos Aires reemplazará al actual Código de Planeamiento. El código es el cuerpo de directrices que regula los aspectos relativos a la organización del tejido urbano y la distribución de usos del suelo, entre otras temáticas.
Durante todo 2016 el gobierno porteño estuvo elaborando las nuevas normativas. Para el ministro de Desarrollo Urbano y Transporte, Franco Moccia, la reforma “obedece a que el vigente está colmado de actualizaciones parciales y da lugar a interpretaciones por parte de las autoridades regulatorias. Además fomenta la sustitución de edificaciones existentes sin considerar la ciudad actual, propuso la división por distritos -lo que expulsó la actividad productiva- y regula el espacio privado sin considerar el espacio público”, según explicó al diario La Nación en septiembre de 2016.

 
En ese sentido, el nuevo proyecto apunta a que dejen de existir las zonas residenciales o industriales exclusivas y empiecen a convivir ambas, y propone homogeneizar las alturas de las torres. Este tal vez es el punto de debate más álgido.
La ONG Observatorio del Derecho a la Ciudad asegura que el nuevo Código “está más preocupado por los problemas jurídicos de las desarrolladores inmobiliarias, por alimentar a la especulación inmobiliaria y por cuestiones de forma (morfológicas), que por atender las verdaderas y prioritarias necesidades de los porteños”.

 
“Este proyecto no tiene normas ni herramientas urbanísticas que consideren los principales problemas de la Ciudad. Estas serían: el aumento de familias inquilinas, la pérdida de espacios verdes, los procesos de gentrificación de los barrios, el colapso de los servicios públicos, la sobre construcción y la pérdida de las identidades barriales, la falta de democracia en la discusión de la planificación, la mercantilización y privatización de lo público, la disminución grave del banco de tierras públicas, el deterioro ambiental, la destrucción del arbolado público, la especulación inmobiliaria, la crisis habitacional, la distribución desigualitaria de la riqueza producida por la ciudad” aseguran en un comunicado.

 
Desde que se empezó a discutir el tema, el Observatorio promovió la participación activa de los vecinos en la discusión y denunció que el gobierno porteño la estaba obstaculizando. Por ello, presentó un recurso de amparo ante la Jueza Elena Liberatori, quien terminó dándoles la razón y ordenó al Gobierno de la Ciudad “elaborar un cronograma de participación comunal”, “poner en funcionamiento canales alternativos de comunicación para la difusión de la convocatoria al Foro Participativo Permanente”, “convocar a las entidades comunales en todas las instancias de su participación”, y “poner a disposición de los interesados la información referida a estudios, relevamientos y diagnósticos de la situación de la Ciudad relacionada con el nuevo Código Urbanístico, y se haga saber lugar y horarios disponibles para su consulta en las mismas condiciones que sea formulada la convocatoria”.

A partir de entonces, el gobierno viene concertando reuniones con vecinos para explicar el Nuevo Código. Este viernes será el turno de los vecinos de Villa Luro.
Para participar hay que inscribirse en https://comunicacionhrl.secure.force.com/forms/FF_VFP_Reuniones?barrioid=a00o0000002MEcW&campaignid=701o0000000phUO&channel=Facebook_RCU_C10_24042017 Y ahí será comunicado la hora y lugar del evento.