Mala señal: Despidos y amenazas en el Canal de la Ciudad

Mala señal: Despidos y amenazas en el Canal de la Ciudad

enero 9, 2018

Las autoridades del canal no renovaron el contrato de 5 trabajadores y podrían despedir a 30 más. El jueves habrá un corte de calle en la puerta de la emisora para exigir su reincorporación y la apertura de un canal de diálogo con los funcionarios a cargo.

 

El año arrancó con despidos en el único canal público de la Ciudad. El viernes 5 de enero, cinco trabajadores con más de 4 años de antigüedad fueron notificados que no se les renovaría el contrato, lista que se podría ampliar a 30 empleados más en los próximos días.

 

La noticia fue recibida con enorme preocupación por los trabajadores, quienes en solidaridad con los despedidos,  interrumpieron la grabación de un programa para exigir su inmediata reincorporación y la apertura de un canal de diálogo con las autoridades de la emisora. Según los delegados del Canal, hace más de 120 días que Eduardo Cura, su Director General, no los recibe.

 

“Nos argumentaron que era por reducción de la planta de trabajadores pero lo cierto es que nos echaron a mí, que fui candidato a delegado, y a compañeros que venían a las asambleas”, señaló Tomás Scillama, quien deslizó que se trata de una persecución ideológica.

 

Un canal con el 80% de sus trabajadores precarizados

 El canal de la Ciudad es el único canal público de la Ciudad de Buenos Aires, se encuentra activo desde julio de 2003 y emitiendo las 24 horas del día los siete días de la semana. Su objetivo principal es ser abierto a la comunidad y democrático, por ello es la señal que transmite las sesiones de esta Legislatura, con el objeto de acercar a los vecinos las discusiones que se dan en el recinto de esta Casa.

Sin embargo, desde hace un lustro, los trabajadores denuncian que sus condiciones laborales distan mucho de lo que sucede en otras señales públicas. En el Canal de la Ciudad, por ejemplo, más del 80% de sus empleados no tiene estabilidad laboral y son, en su mayoría, monotributistas.

A su vez, tiene grandes problemas con el cumplimiento del salario y no existe la estructura que reconozca el correcto encasillamiento del personal de planta permanente ni hay posibilidad de hacer carrera.

 

“Más del 80% de los trabajadores estamos precarizados: somos contratados como prestadores de servicios; monotributistas con contratos de 3, 6 o 12 meses con las obligaciones de un trabajador en relación de dependencia pero sin sus derechos”, aseguran los trabajadores del Canal, quienes recalcan que, por ese motivo, no tienen convenio colectivo de trabajo, ni Obra Social, ni Antigüedad, ni aguinaldo, ni presentismo, y sobre todo, les niegan la posibilidad de organizarse sindicalmente de manera libre y democrática.

 

Esta situación impulsó a que en 2017 los legisladores Carlos Tomada, Lorena Pokoik y Andrea Conde presentaran un segundo pedido de informes al Ejecutivo sobre la situación del Canal. Del primer pedido, realizado en 2016,  el Ejecutivo Porteño reconoció que 216 de los 256 empleados del Canal están bajo contratación de locación de servicios, algunos hace muchos años.

Todos estos elementos que denuncian los trabajadores, claramente necesitan de la más urgente atención a fin de mantener la calidad del canal.

 

Por ello, los trabajadores anunciaron que realizarán una concentración frente al Canal para exigir la reincorporación de todos despedidos y el fin de las amenazas y la persecución.