“Cuatro veces rompieron la misma esquina pero no arreglaron nada” | Arrancó el calor y volvieron los cortes de luz en Monte Castro

“Cuatro veces rompieron la misma esquina pero no arreglaron nada” | Arrancó el calor y volvieron los cortes de luz en Monte Castro

septiembre 26, 2019

Desde hace cinco años, la zona de Av. Jonte y Calderón de la Barca sufre cortes de energía que provocaron desde el cierre de negocios hasta enormes pérdidas económicas de los vecinos por rotura de electrodomésticos y por falta de conservación de los alimentos. Hoy, pese a que desde Edesur habían asegurado que el problema estaba resuelto, volvieron los cortes. “No arreglaron nada. Siguen empalmando, atándola con alambre y aquí estamos. Ayer empezó apenas a asomar el calor, dios nos libre para diciembre”, aseguró Silvia, una de las vecinas afectadas.

 

 

 

Vecinos que cansados de que se pudran los lácteos de su heladera cambiaron los hábitos de consumo; comerciantes que tuvieron que cerrar las persianas por no poder usar el posnet o la fotocopiadora; jubilados que tuvieron que pasar fines de semana enteros atrincherados en su departamento del noveno o décimo piso porque no andaban los ascensores y ni siquiera contaban con un vaso de agua a disposición. Así está la zona que va de Vicente Fidel López a Calderón de la Barca y de Av. Álvarez Jonte hasta Arregui en el barrio de Monte Castro. ¿El Motivo? Los incontables cortes de energía que sufren desde hace más de cinco años.

 

 

El miércoles, apenas asomó el calor, volvieron los cortes. “Tengo una fiambrería y obviamente es indispensable tener electricidad. Hace mucho tiempo que esto está pasando Solucion ya!”, exige Silvia.

 

“La verdad que es una vergüenza esta situación”, asegura Martín, quien trabaja en un kiosco sobre av Jonte. “Yo hace dos años que estoy acá y todos los años la misma historia. Cuatro veces he visto romper la misma esquina y no arreglaron nada. Esto complica mucho para la venta de algunos productos que necesita la heladera, la cadena de frío”.

 

 

Silvia, otra vecina de la zona, explica: “la gente de Edesur que estuvo trabajando durante semanas nos decían que estaban cambiando todo lo que necesitamos para que no haya más cortes. Pero ahora, 50 días después del último corte, nos volvieron a cortar la luz. No cambiaron nada. Lo que hicieron fue cambiarnos de fase, entonces algunos no tenemos luz desde anoche y otros no tienen luz desde hoy a la mañana. Simplemente esa fue la diferencia. Siguen empalmando, atándola con alambre y aquí estamos. Ayer empezó apenas a asomar el calor, dios nos libre para diciembre.

 

 

 

 

Una larga historia de oscuridad

 

Los cortes de luz en esta zona llevan al menos 5 años, y los vecinos nunca recibieron una respuesta eficaz por parte de Edesur. Cuando llegan las cuadrillas, comentan en el barrio, realizan arreglos superficiales -“parches” que permiten volver a tener electricidad- pero no solucionan el problema de fondo. Según uno de los vecinos afectados, en estas cuadras el tendido eléctrico es de cables de cobre de la época de la estatal Segba que, obviamente, no soportan la demanda actual, lo que provoca cortes todos los meses y, en verano, varias veces por semana. Sin embargo, hasta los trabajadores de las empresas tercerizadas que trabajan con Edesur han admitido que la empresa “no quiere invertir”.

 

 

Mientras, las consecuencias las sufre el barrio. Como el dueño de la peluquería de la cuadra que, cansado de esta situación, terminó cerrando el negocio; o como Perla, una vecina a la que se le quemó la computadora y el lavarropas por los constantes cortes de energía.

 

Imagen. “Para cambiar este cable la cuadrilla de argencobra espero instrucciones de Edesur Argentina 5 horas. a las 2 de la mañana del sábado se fueron. “En carácter de URGENTE” llego otra cuadrilla a las 9 de la mañana. después de tomar el desayuno repararon pasadas las 17 horas el cable de baja tensión. El cable de media tensión quedo con su aislación dañada y sin reparar”, explicó en marzo Daniel, vecino del barrio.

 

 

Por eso los vecinos exigen una solución de fondo. “No queremos más parches en el tendido obsoleto, exigimos las obras por las que el gobierno nacional y la empresa dispusieron cobrarnos un 1600% de aumento en las tarifas”, aseguran. El pedido no es ninguna utopía: hace un tiempo los vecinos de la zona de Marco Sastre y Segurola que sufrían el mismo problema se organizaron y lograron que la empresa haga las inversiones necesarias. Ahora en Monte Castro buscan repetir la historia.